Egoismo y Altruismo

Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin

Para llegar a ser altruistas, un buen camino es integrar nuestro egoísmo.

Si lo negamos, surgirá con más fuerza hasta que lo transcendamos. Si no lo integramos, podemos pensar que algo no está bien dentro de nosotr@s, que no está bien ser como somos. Si no nos aceptamos y no nos respetamos, la confianza, la autoestima y la solidaridad se complican.

En la infancia es muy interesante comprobar como niñas y niños conectan con sus sentimientos egoístas, incluso a veces, cuando preferirían no tenerlos. Podemos decirles que es normal, que también forma parte de nuestra naturaleza humana.

Necesitamos más consciencia para que la solidaridad surja de forma espontánea. Estamos acostumbrados a esconder nuestras sombras.

La propuesta es atrevernos a mirarnos tal y como somos, con nuestra luz y con nuestra oscuridad.

No pasa nada, está bien admitir que somos la persona más importante de nuestra vida.

Sin el yo no hay nada, no hay relaciones, no hay vida.

Eso sí, cuando integramos nuestros polos opuestos, podemos decidir dónde queremos estar y darnos cuenta de que vivir únicamente desde el egoísmo, es profundamente insatisfactorio.

Xavier Caparrós

Puedes informarte de todos nuestros proyectos altruistas y de solidaridad en esta página web:

www.vidasignificativa.org

¡HOY ES UN BUEN DÍA PARA EMPEZAR!

Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin
Cerrar